SI NECESITAS ENTRENADOR NO DUDES CONTACTAR CONMIGO:

LICENCIADO EN CIENCIAS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA Y EL DEPORTE

ENTRENADOR NACIONAL DE ATLETISMO
ENTRENADOR SUPERIOR DE TRIATLÓN
ENTRENADOR NACIONAL DE NATACIÓN
waltrapanumberone@hotmail.com

TRANSGRANCANARIA 360º (265km). LUCHANDO CONTRA LOS LÍMITES DE LA NATURALEZA.

Cuando me enteré de la posibilidad de correr en las Palmas de Gran Canarias, una sensación de miedo pero a la vez motivación extrema, invadió mi cuerpo. Llevaba varios meses desganado tras haber terminado el Ironman de Barcelona (10h 00min), no con muy buenas sensaciones y arrastrando una lesión en mi pie izquierdo a la que no le veía solución (Tunel tarsiano que afectaba a mi nervio piramidal con mucho dolor al andar y correr). Varias personas me ayudaron a reeducar y fortalecer esa musculatura, como Juan Carlos Blanco, gran profesional con su centro en San Fernando.

Este reto era algo totalmente salvaje pero a la vez increíblemente metódico, difícil y complicado el saber como tener la suficiente energía y preparar tal evento a conciencia. Ni por asomo fue un camino de rosas esa planificación....

Cuando lo comenté con mi familia, los comentarios fueron de todo menos bonito, pero los pobres están acostumbrados a semejantes barbaridades y desde el primer momento, apoyaron la idea.

Participar en esta carrera suponía un proceso previo de selección entre 100 participantes de todo el mundo con demostrada experiencia en carreras extremas de auto subsistencia. La verdad es que mi humilde experiencia en carreras por montañas no era superior a varios ultras y si varios Ironman y un Ultraman. Aunque es cierto que he sufrido en mis carnes el tener que usar goteros para poder continuar en carrera....

No me las veía todas conmigo pero cuando llegó el correo de confirmación de plaza, surgieron las dudas de como afrontar tal magnitud de carrera, que material llevar, hidratación, alimentación, descanso entre avituallamientos, etc, etc.

Lo primero que hice fue localizar a expertos de la materia e intentar pedirles consejo sobre carreras de Ultra Distancia. De este modo tuve un gran apoyo en Alex Fraguela, corredor afincado en las palmas, probador de material Salomon y de un gran Basilio Bravo, con nada más y nada menos 9 Transgrancanarias y miles de carreras en sus patas.

Con su ayuda, pude hacerme un croquis de lo que me esperaba durante los 265 km en recorrido circular por toda la isla de Las palmas de Gran Canaria e intenté cuadrar un esquema y estrategia de carrera.

A partir de ese momento busqué y rebusqué el material más ligero posible y obligatorio de una larga lista que exigía la organización. A la postre esto fue fundamental pues pude transportar todo en una mochila Salomon de 12 l Slab. Os puedo asegurar que las llagas en la espalda por sobrepeso de mis compañeros, eran descomunales y yo pude ahorrarme unos kilos que me supieron a gloria.

Otro aspecto a tener en cuenta era la cantidad de micro climas existentes en la isla dónde, podíamos pasar de los 30 grados en zonas bajas y al sur de la isla, hasta los 3-4 grados con sensación térmica de bajo cero en las cotas más altas y norte de la isla. Para ello conté con una chaqueta triple membrana Salomon Bonatti que cubrió 100% tanto las más de 10h de lluvia, frío y viento como una transpiración adecuada que evitó una importante deshidratación.

El resto de material lo iba consiguiendo de alguna página noruega o bien de marcas reconocidas como black diamond (bastones y frontal, modelo storm 250 lumens y aptonia de 100 lumens el de repuesto), Adidas Raven Boost (zapas), Mallas Hoko y cycle 360, camiseta Tactic, Cycle360, X-bionic,  Vivagym, calcetines Kalenji básicos (los más buenos que he tenido por sólo 3,99€ dos pares), guantes sportful, medias compresport, camiseta térmica x-bionic, mallas largas raid-light, funda vivac termica marca noruega, botiquin página española, Camelback Btwim capacidad 2 L, etc)

Una vez confirmado el reconocimiento médico por parte de la organización, tocaba plantear la nutrición e hidratación para TITÁNICA prueba, aspecto fundamental para conseguir con éxito cruzar la meta. 

Para ello conté con mi colaborador HIGH PRO NUTRITION (Jerez de la Frontera) y utilicé durante todos esos km el recuperador sabor limón y cola White Gold, Energy Suprem, pastillas de sales anti calambres (pude tomar unas 70-80 unidades correspondientes al total de horas que duró la prueba), barritas de avena flapjack de casi 500 kcal (sabor variado yoghurt, chocolate, fresa), y barritas de fruta desecada platano y manzana). Tan sólo utilicé 3 geles H20 durante los 280 km totales que hicimos. A esto debo añadir  unas 6 unidades de croissant con nocilla o pavo y queso que tomaba en cada tramo de unos 40 a 60 km.

Tal vez resulte alarmante para algunos el tomar tan sólo 3 geles en toda la carrera. He podido comprobar una vez más que en este tipo de pruebas, prima la alimentación más natural y menos agresiva posible para el estómago. En cada uno de los 5 puntos de vida que tuvimos, km 39-98-150-195-230 y meta, comí todo tipo de alimentos sólidos y líquidos como fueron sopas, pasta, albondigas, arroz con pavo, algo de fruta, 2 donuts para desayunar, algunas onzas de chocolate, agua e isotónico, frutos secos.

En total se gastaron unas 30.000 kcal que se ha traducido en unos 3 kg perdidos de peso y de los cuales ha recuperado casi el 100% mi organismo. Casi todo es líquido y durante toda la prueba iba bebiendo agua tanto el los tramos de lluvia extrema como calor extremo. 3L eran obligatorio desde la salida.

He de decir que los calambres musculares nunca aparecieron incluso en los tramos más peligrosos de escalada o bajadas super técnicas. Tuvimos varios de ellos con muchas horas de subidas atravesando montañas casi verticales y bajadas por barrancos dónde la musculatura no falló en ningún momento. Los tobillos también aguantaron y tal vez hubo algún amago de esguince que afortunadamente sólo quedó en susto.

Otro aspecto a destacar dentro de los 4 días de carrera fue la gestión del sueño y el descanso en los puntos de vida. Nunca había corrido más de 30h seguidas y no había experimentado esa sensación de cansancio en ninguno de los entrenos realizados. La estrategia inicial consistió en intentar llegar al km 100 para una vez allí, dormir algo y continuar con la carrera. Afortunadamente nada más salir de Maspalomas, coincidí con Marcos, un gallego afincado en canarias hace ya 10 años y tras conversas con él, decidimos intentar ir juntos el máximo tiempo posible...graciassss por todas esas horas juntos crackkk.

De este modo llegamos al Garañón km 39 en unas 6h y 29 min, cómodos pero  a un ritmo tal vez demasiado elevado. Tras comer tranquilos cambiarnos de ropa y abrigarnos para el duro tramo siguiente, Marcos me comenta que 2 amigos canarios quieren venir con nosotros y yo le digo que sin problemas que nada mejor que ir 4 personas ayudándonos en los malos momentos. Fue la decisión más acertada de toda la carrera. Desde ese momento fuimos Marcos, Yoni, Oliver y yo como una unidad indivisible hasta la meta.

He de mencionar a Sergi, compañero catalán que fue con nosotros hasta el km 100, dónde tras un descanso más rápido, continuo su carrera para entrar en 80h y 40 min....todo un carrerón Don Sergi...

Del km 39 al 100 tuvimos muchas horas de frío, lluvia, niebla. Situaciones complicadas y extremas por posibles caídas a precipicios que ni siquiera podíamos ver. La visibilidad era nula a escasos 10 cm. Subidas interminables, bajadas llenas de barro, piedras resbaladizas, ramas, agua, etc. Tras 19h y 26 min conseguimos llegar al km 100 dónde mi cuerpo iba muy cansado y los pies con 2 ampollas ya bastante jodidas dando guerra. He de decir que la chaqueta evito que entrara en hipotermia y mantuvo mi temperatura corporal.

Decidimos dormir 1h 30 min y continuar antes de que saliera el sol para poder sumar un día completo con horas de luz, los máximos km posibles. Tras dormir apenas 1h, me sentía increíblemente recuperado y las piernas apenas notaban el cansancio de esos 100km. Tome aparte de la comida 2 recuperadores y un ibuprofeno con arginina y esa la fue tónica a seguir en cada punto de vida. Aprendí que realmente la capacidad de resetear el sistema nervioso central, y no dormir más de 2 h seguidas, es la clave para seguir sumando km y km. Es increíble como algunos durmieron micro periodos de 15-30 min y seguían adelante. Una autentica pasada.

Del km 100 a 150 sufrimos lo indecible, atravesamos literalmente varias montañas casi de manera vertical con escalada a cuatro patas. Recuerdo horas y horas de subida por la zona de Tamadaba dónde tuvimos que parar varias veces para tomar aliento. Para mi fue una jornada muy dura y los pies poco a poco mermaban mi rendimiento. Cuando llegamos al punto de vida de Guía, el dolor de pies me impedía poder andar hasta las duchas, parecía un niño que acababa de aprender a andar. Mi familia y mi tío de Tenerife (que vino a verme expresamente por la prueba), flipaban por el estado físico en que llegamos a ese punto. Fueron sino recuerdo mal casi 13 horas para completar 50 km. Sólo quería que los pies no me ardieran pero eso fue imposible. Comimos, nos duchamos, vacié todas las ampollas que pude de mis pies y las reforcé con compeed y esparadrapo y decidimos dormir 1h para continuar de noche hacia el siguiente punto de vida.

El siguiente tramo cubrió del km 150 al 198 aproximadamente para llegar a la base de vida de Valsequillo. Este tramo estuvo caracterizado por largos descensos de barrancos llenos de zarzas, piedras resbaladizas, cañas, mucha vegetación y sobre todo por el sueño que poco a poco iba tumbando, literalmente, nuestro cuerpo. Varias caídas por parte de los 4 tuvieron presencia pero estas no fueron de mucha importancia. Fue significativo como una de las chicas (Penelope) cuando la pasamos, iba literalmente como un zombie, en modo automata, luego al paso de las horas, nos adelantaba como si hubiera empezado a correr y como José Porta (Portugues de 61 años) lo pasamos en varias ocasiones y en uno de los barrancos, lo encontramos sentado en una mesa con el frontal encendido y dormido, le preguntamos como se encontraba y comentó que estaba descansando. A las 5 horas después nos pasó y ya no volvimos a cogerlo. Este hombre llegó a meta el 9º en la general. 

Había corrido 900 km en 13 días, cruzando la transpirenaica el sólo entre otras bestialidades que había completado en su vida. En una caída que tuvo, se clavó una piedra y se le incrustó en la palma de la mano. Mi padre le cortó parte de la piel y le puso puntos de aproximación y ni rechistó. Esta es la pasta que componía a esta superclase de personas. Ahí es cuando me doy cuenta de lo tierno que estamos y que aún nos queda mucho por endurecernos y mejorar.

Cuándo llegamos a la base de vida, estaba literalmente fundido por el sueño y el dolor de pies. Mi musculatura estaba perfecta pero el dolor de pies me estaba modificando la pisada y poco a poco, rodillas, tobillos, tendones y articulaciones, empezaban a molestar. Marcos y Yoni, llevaban ibuprofeno líquido y Reflex y de vez en cuando, parábamos para poder darnos una buena dosis anti-inflamatoria. De nuevo aquí, comida, ducha, curar los pies y apenas 1 h de sueño. El objetivo que al principio se veía tan lejos, era casi palpable....pobre iluso de mí.....

Del 198 al 235 más o menos, supuso una lucha brutal contra el sueño. 3 días ya sin dormir y el cuerpo empezó a intentar tumbarnos. Todos nos caímos varias veces y entonces es cuando empecé a tener miedo por el recorrido. Un golpe fuerte en el antebrazo me hizo pensar que algo tenía roto. Al final sólo fue la herida, y un hematoma que aún me dura, otra caída de espaldas me machacó la zona lumbar, con la suerte que la mochila amortiguó el golpe. Oliver se cayó de frente y se dio en la nariz. Marcos y Yoni tropezaban continuamente. La estrategia a seguir fue colocarnos en fila tanto en las subidas y en las bajadas para, evitar cuando alguno pegábamos un bandazo, caernos. De este modo fuimos rotando de delante a detrás para ir marcando el ritmo y poder controlar las caídas. Fue una autentica batalla el llegar al siguiente punto de vida con casi 12-13 h horas para unos 40 km. En ese momento sabíamos que sólo restaba luchar contra los últimos 30 km y seriamos Finisher de esta aventura. La llegada a Santa Lucía fue en condiciones de dolor muy duras. Tenía los pies muy machacados y el andar me resultaba complicado. Allí estaba mi familia feliz porque sabía, que ya nada me detendría para cubrir el último tramo de 30 km. Esta vez no hubo ducha, sólo comida rápida, dormir 1 h y recomponerme los pies del mejor modo posible. Oliver y mi padre hicieron un gran trabajo y esta vez, el dolor fue lo suficientemente soportable como para poder trotar.

El último tramo que a priori iba a ser favorable, o eso nos dijo una chica del punto de vida, fue una autentica trampa dónde tuvimos que cruzar literalmente una montaña, llegando a escalar con cuerdas en algunos tramos muy técnicos. Yoni se desesperaba, maldiciendo a la esa chica que nos tomó el pelo, pero increíblemente, las ganas que teníamos de llegar a meta, nos hicieron volar. Empezamos a pasar a corredores totalmente fundidos y una vez atravesada la zona técnica, corrimos como pudimos para ir acercándonos hacia Maspalomas. Recuerdo como vimos a Penelope caerse de cabeza en un tramo técnico a unos 300m nuestra y al poco tiempo, acercarse casi a nuestro lado.....de otro planeta, pensamosss.

Aunque la bajada era muy técnica con piedras sueltas y cortantes, el ritmo llevado fue bastante alegre hasta que llegado un momento, Oliver se distanció y ya no lo volvimos a ver hasta la meta. El sueño y las ganas de llegar, le hicieron volar. Así pues, Marcos, Yoni y yo, fuimos cubriendo los km hasta que entramos en la playa y nos ocurrió algo muy curioso. Pablo Criado, profesional que llegó la noche antes, se puso a nuestro lado ya que estaba andando por la playa y nos dijo que cuanto habíamos tardado en ese tramo. Hicimos unas 5h15 min y el tardó unas 8h sufriendo lo indecible y viendo como el helicoptero, rescataba a uno de los profesionales Francés. Nos dijo como huevosss habíamos podido ir tan rápido y eso nos lleno de orgullo.

Una vez en la zona de meta, las lagrimas invadieron nuestros ojos....4 días corriendo, andando, arrastrándonos, sufriendo, golpeándonos, con sueño, con frío, con calor, con lluvia, con hambre, con risas, con miedo y con algo muy grande en nuestras piernas y corazón: SIENDO FINISHER DE LA CARRERA MÁS LOCA Y SALVAJE DE MI VIDA.

Fue y será inolvidable el momento en que cruzamos los 4 juntos esa meta y como nos recibió nuestra gente. Para ellos, fuimos héroes, para nosotros: unos locos que tuvieron la suficiente fuerza de cumplir una bonita aventura.

Gracias, gracias y gracias a tod@s los que estuvieron pendientes de mi durante estos días, a mi familia por aguantar y sufrir cada una de esas 81 h y 29 min que duró la prueba y a mis "hermanos y angeles de la guarda" durante toda la prueba: MARCOS, YONI Y OLIVER. Sois los mejores. Con vosotros al fin del mundo...

¿Cómo se prepara esta prueba?. Es difícil aplicar un único método de entrenamiento. Hay gente que hace tiradas de 12h y les va bien, otros acumulan tiradas cortas pero con mucho desnivel. En mi caso no hice más de 40 km pero si intenté siempre entrenar por terreno de subida y bajada. Otro aspecto crucial es el trabajo de fortalecimiento físico a nivel articular y tendinoso. Este apartado lo dejé algo de lado pero afortunadamente tengo buena musculatura y gracias a ello, pude soportar todos esos km. Sin embargo hay algo que para mí, es determinante en este tipo de carreras: la capacidad de sufrimiento y el conocimiento personal de tus posibilidades. Es cierto que cada uno de los que nos presentamos allí, tiene algo especial y eso sale de dentro cuando estás en situaciones límites.

Seguimos intentando superarnos día a día, año tras año pero siempre con ilusión y metas motivantes. Nos vemos en el camino compañer@s


















ULTRAMAN HISPANO 2015. CUANDO LA REALIDAD, SUPERA A LA FICCIÓN

Hay veces que, cuando sueñas con muchas fuerzas aquello que quieres conseguir, termina cumpliendose....

Cuando hace ya algo más de un año, vi la gesta deportiva que acometieron Manuel Olmo y Miguel Angel Sánchez Pavón, no dudé en ponermer en contacto con ellos para intentar  completar esta preciosa locura deportiva.

En un principio no llegúe a tenerlo muy claro pues el formato consistía en hacerlo por parejas y las dudas surgían por intentar buscar a alguien lo más parejo en cuanto a forma física se refiere y ritmos cómunes en los tres segmentos. 

Sin embargo mi buen amigo Luis Campayo, aquejado de molestias importantes de artrosis, necesitaba un reto realmente motivante que le ayudara a poner todo de su parte y prepararse de la mejor forma posible.

En cuanto me dijo, David vamos a por ello, no hubo más que hablar y aunque la preparación ha sido totalmente por separado, siempre tuvimos una comunicación continua de como ibamos afrontando los distintos meses de entrenos.

Hay que decir que un reto de tal envergadura, no hay que tomáserlo a la ligera y aunque estemos sedientos de demostrar lo capaces que somos, lo duro que somos, cuanto más largo mejor..... hay que respetar enormemente cada uno de los km que integran está brutal prueba.

Voy a intentar plasmar todo lo que ha sido la preparación previa para llegar a ella, así como la alimentación y material que utilice durante los meses previos y el día "D".

En primer lugar doy gracias a mi privilegiada genética que me ha permitido, entrenando mucho menos que otros compañeros, superar tantos km y además sin apenas lesiones que destacar.

¿Cómo se prepara un ULTRAMAN? Pues es sencillo, disfrutando en el camino y siempre, teníendóle el máximo respeto.

EL SECTOR DE NATACIÓN: 10.000 m en el Pantano de Zahara.

Aunque no me considero un gran nadador, soy consciente de que con poco entreno, puedo mantener un ritmo cómodo y sumar metros sin excesivo desgaste. Aquí tuve la mayor duda de poder completar este reto ya que mi compañero Luis, nada bastante más lento que yo y sinceramente ese ritmo me podría perjudicar tanto física, como mentalmente. Los 10.000 m se hacen dando una vuelta única al Pantano de Zahara dónde tantas batallas hemos tenido con nuestro querido Titán Sierra de Cádiz y la sorpresa fue, cuando llegamos al área recreativa del Higuerón y nos comunican que Javi Lamela, será nuestro guía con la piragua. Todo un subidón y poder contar con su pedazo de ayuda.

Para entrenar este segmento he nadado durante los meses previos varios días de 5000 m no más, a un ritmo más elevado del que llevaría en la prueba y usando un neopreno sin mangas, pues supose que para la musuclatura de los hombros, me resultaría mucho más cómodo. No me equivoqué en ello, pero sí en el frío que tuve que soportar durante las 3h 57 min que nos llevó completar el segmento.

Al principio Luis pudo mantener un ritmo más elevado pero poco a poco fue decayendo y el tener que ir más o menos 5 m de distancia el uno del otro, hizo que muchos tramos tuviera que nadar braza y espalda y a un ritmo inferior por lo que la musculatura poco a poco empezó a enfriarse. 

La táctica era sencilla, parar cada 2500 m para tomar algo de isotónico con carbohidratos y aminoácidos de la marca High pro nutrition y así recuperar algo de tiempo con los equipos que pararían cada 2000m. Previamente a la salida comí un platano y el desayuno fue un café con 2 tostadas integrales untadas con queso fresco y pavo.

Tan sólo obligué a Luis a parar 3 veces y el tiempo total sumaría unos 3 min aún así, su ritmo que era constante, me enfrío el cuerpo de manera brutal sintiendo poco a poco como me venía una pequeña hipotermia. Es la única vez que he estornudado bastantes veces dentro del agua. Así que opté por hacer tramos un poco más rápido aunque me separara bastante de Luis e intentar calentar el cuerpo.

Así pues, conseguimos salir del agua en penúltima posición y tras estar paradas un buen rato, Javi Lamela me comentó que lo más duro estaba hecho. EL miedo de Luis a tantos metros de natación fue superado. Nos calentamos sentados al sol con tranquilidad, mientras comí un bocadillo de chocolate, bebí algo de isotónico y un poco de fruta. Delante nos esperaban 120 km de bicicleta hasta la tienda Tek Store de Sevilla.

SECTOR DE CICLISMO 1er DÍA: 120 km

Los 120 km discurrían entre el Pantano de Zahara, Coripe, Morón de la Frontera,  Utrera, Dos Hermanas y Sevilla (tienda Trek Store). A simple vista no tendríamos mayor complicación y siempre llevabamos un gps con el Track de la prueba. Yo use un Garmin 800 cedido amablemente por mi amigo Temi. Además aquí comenzaba la imprescindible ayuda de Mamen y Pili como asistentes y estarían en el km 60 esperándonos.

Nada más salir, Luis me comenta que no se encuentra bien y tiene ganas de vomitar. Le pregunto que ha tomado y me dice que un gel con guaraná que nunca antes probó. No sabía si matarlo o darle otro gel......

Así que tocó crono de 120 km parando varias veces porque Luis aunque nunca llegó a vomitar, las nauseas no le dejaban apenas apretar el ritmo. Para colmo le picó una avispa y ya eso fue para nota.....

El circuito al inicio era con subidas y bajadas. Bastante exigente con algún puertecito y rampas interesantes. Las sensaciones no eran malas pero pensando siempre en el día siguiente. Pasados los 60 km y tras parar a repostar líquido con la ayuda de las mujeres, el terreno se volvió algo más favorable aunque el viento empezó a dejarse notar. Luis ya no me habla y yo me limito a decirle que aguante que nos queda poco. Me dice que no apriete mucho que se descuelga y amistosamente me confiesa que "menudo gregario se ha buscado". Que crack eres compañero...

En cuanto a mi nutrición e hidratación, consisitió en tomar 3 bidones de agua, 2 bidones de isotónico con aminoacidos y algo de carbohidratos, 2 croissant de nutella y 1 de pavo y 4 galletas digestive con carne de membrillo (esto aprendido del maestro Juán Velarde). Llegamos a la tienda Trek Store de Sevilla con 4h y 07 min y con 6300 kcal gastadas en el día según mi Garmin.

Recuperamos casi 40 min con respecto al resto de grupos y las piernas sinceramente estaban en muy buen estado. Luis, tras pasar por el sanitario, se encontró mucho mejor y ya partimos hacia su casa para dormir y descansar. Previamente contamos con una masaje de descarga de la mano de un pedazo de Fisio amigo de Luis. Fue fundamental pues los trapecios y cervicales estaban bastante cargados después de la tralla del día. Antes de cenar tomé un bidón de recovery de la marca Full-Gas

SECTOR DE CICLISMO 2º DÍA: 240 km 

La salida era desde el hotel Anfiteatro en la localidad de Santiponce. Un recorrido de ida y vuelta hasta la aldea de San calixto en la provincia de Córdoba. El día amaneció nublado pero con muy buena temperatura. Tras charlar y comentar estado físico con los compañeros de aventura, llegamos al acuerdo de intentar hacer los 240 km lo más juntos posibles. Algunos compañeros, por imposibilidad de sus parejas de hacer la prueba, se presentaron sólos y llevaron ayuda tanto en los segmentos de natación, bicicleta y carrera a pie.

Aquí hay que hacer mención especial a CERRIMAN, amigo de Javi "El Furia" que nos hizo bastantes km de gregario con un ritmazo que nos ayudó a terminar muy enteros los 240 km.

Tras preparar hidratación y alimentación  y despedirnos de las mujeres, comenzamos muy tranquilos dirección a Lora del Río, km 60 aproximadamente del recorrido dónde estarían esperándonos los asistentes. Todo transcurría estupendamente con un ritmo muy llevadero y piernas mejor de lo que esperaba, cuando cerca de Lora del Río, Luis come algo y tras descuidarse me toca la rueda trasera, con tan mala fortuna que pega un bandazo para evitar tirarnos a todos y cae al suelo rompiéndose la clavicula izquierda y con mucho dolor en las costillas.

Paramos todo el grupo en seco y el cuerpo se nos corta. La estampa es tremenda,  la cara de Luis es puro dolor. Lo asistimos como podemos y llega un bombero, una ambulancia que pasaba por allí y poco despúes las mujeres. Están descompuestas las pobres y nosotros rotos. Hay que traslasladarlo rápido al hospital y ver la gravedad de la caída.
Estoy hundido, me echo a llorar y sólo pienso en irnos rápidos al hospital. Luis me lo impide y me dice que siga, que lo haga por el y que corra con él en mi corazón.... y así lo hice compañero...

Nos reponemos del susto como podemos y salimos con mucha precaución. De mi cabeza no se quita esa imagen de dolor del pobre Luis en el suelo pero poco a poco, consigo concentrarme y los km van pasando. Las sensaciones son increibles, muy a gusto en la bici y cuando llegamos a Hornachuelos, incluso tengo fuerzas para subir a un ritmo más alegre los 13 km hasta la aldea de San Calixto, dónde teneíamos preparado un avituallamiento espectacular. Como 2 bocadillos de Jamón serrano, 1 de chocolate, 2 aquarius, 2 huesitos, 1 kit kat, 1 platano y relleno los bidones de agua.

El cuerpo asimila poco a poco lo comido, y ahora toca bajar el puerto dónde nos llueve algo y tenemos precaución. La vuelta fue un disfrute dandonos relevos unos y otros. La nota negativa es que el 53 no me entraba y tuve que usar el 39 todo el tiempo, pero mis piernas lo agradecieron. En el 180 volvemos a parar para recargar líquidos y los últimos 60 km fueron un puro disfrute con Ramón García Portillo y yo acelerando un poco el ritmo ya que algunos compañeros, quedaron un poco más retrasados.

Al final llegamos a Santi ponce de nuevo sin ningún percance más con 8 h 02 min y una media de 29,9 km/h. 

Un total de 8300 kcal, 3 bidones de isotónico con aminoacidos, 3 bidones de agua, 2 croissant de nutella, 1 de pavo y queso, 2 galletas digestive con carne de membrillo y todo lo mencionado anteriormente.

Una vez allí, bebí una radler, comí 2 sobaos (El Macho), 2 huesitos, 1 aquarius y 4 onzas de chocolate nestle.

Luego fuimos a la habitación a ducharnos y descansar hasta la cena. Mientras me tomé otro bidón de recovery.

La cena estuvo genial con todo el grupo, charlando sobre los km previos y lo que nos quedaba al día siguiente. Tras comprobar que Luis estaba estable, dormimos para temprano estar al pie del cañón de nuevo.

CARRERA A PIE: 84 km

La carrera pie transcurría desde la Aldea El Alamo en Sevilla hasta la Plaza España. 84 km exigentes dónde sinceramente no sabía como respondería mi cuerpo. La estrategia era clara....salir fuerte hasta donde aguantara, por Luis y por mi mismo.

Nos dimos todos un fuerte abrazo y nos deseamos suerte para vernos en la Plaza horas después y tras el pistoletazo de salida, salí con fuerza pero controlando mi ritmo. Dije de broma que quería llegar para comer a Sevilla y vaya, parece que se cumplió...

Primeros km de asfalto y las piernas responden como sino hubiera hecho 240 km el día anterior. El primer avituallamiento era en el km 8 y allí estaban los asistentes esperando. Mamen me dijo que controlara el ritmo que iba despegado de sobra del grupo pero mi corazón tenía ganas de disfrutar y hacerlo bien por Luis. Empiezo el tramo un poco más técnico y ahora es cuando disfruto de verdad, los km van cayendo y las piernas cada vez responden mejor. Imprescindible la ayuda del garmin 800 con el track para saber interpretar el recorrido. Decidií salir con mi mochila raidlight y zapatillas salomon crossmax. Fue un acierto el llevar 2 bidones de 500ml, uno con agua y otro con isotónico y aminoacidos. Los iba combinando con croissant de nutella y pavo y queso....aquello parece que me dió alas..

Cuando llegué a la mitad del recorrido (primera maratón) otro pedazo de avituallamiento me esperaba con Olmo, Miguel, Mamen y Cristina. Me dijeron que fuera tranquilo que algunos compañeros se habían perdido y que mi ritmo era muy alto. Yo estaba disfrutando como nunca y sólo quería llegar a la Plaza España cuanto antes.

A partir de ese momento, Mamen tuvo que adelantarse a los puntos de avituallamiento, pues los demás iban algo retrasados y había que esperar que pasaran por los puntos de control. Mamen se portó espectacular llegando a cada uno de los puntos con antelación y avituallandome correctamente. Tuve una crisis en el tramo de Gerena a Camas, pues el calor apretó fuerte y me ví sólo ante la nada. Toco tirar de coco y bajar el ritmo para venecer a ese momento duro.

Llegué a Camas y allí estaban Olmo y Mamen con una sonrisa. Me faltaban apenas 13 km y aún tenía ganas de disfrutar. Me avituallé con tranquilidad, Olmo me dejó su gps pues el mío se quedó sin batería y ya me limite a disfrutar los últimos km por la ciudad abarrotada de Sevilla.

Cuando llegúe a la Plaza España de Sevilla, mis padres, mi mujer, Olmo, Miguel Angel, Alejandro Clavijo, Antonio, sus parejas y muchos más estaban esperándome. Mi felicidad era inmensa y me emocioné una vez más.....Lo conseguí, esta vez no corrí, voléeee porque Luis me acompañaba en todo momento.

8h y 47 min según mi garmin y otras 5000 kcal más consumidas. Estaba cansando, pero no fundido. Siceramente sorprendido con el rendimiento de mi cuerpo pero sobre todo de mi mente.

Ningún gel tomé en los 3 días y la alimentación e hidratación que aquí habeis visto, pero cada persona es un mundo.....

Esto no hubiera sido posible sin la ayuda de mucha gente (Olmo y Miguel Angel
sobre todo), amigos, familia, conocidos.... Es una historia muy bonita, pero muy dificil de expresar en palabras.....HAY QUE VIVIRLA Y SENTIRLA PARA SABER LO QUE ES.


Gracias, gracias y gracias por hacer posible un sueño tan espectacular.

Mi primer ULTRAMAN....HISPANO 2015...

HOMBRES DE HIERRO HAY MUCHOS....TITANES, SON POCOS LOS ELEGIDOS..

Mucho tiempo sin escribir por este espacio y la verdad, es algo que me duele pero las nuevas redes sociales, acaparan la principal atención de la mayoría de nosotros....

Hoy renazco de las cenizas para contaros una historia muy bonita,tal vez increible, algo inhumana, pero real. Tan real como cada uno de los que cruzamos la ansiada plaza de Zahara de la sierra el pasado sábado 26 de Septiembre de 2015...

11 ediciones han pasado desde que por primera vez me propuse luchar contra los elementos y enfrentarme a esta prueba titánica.

Mucho se ha escrito y mitificado a uno de los triatlones más duros de nuestro panorama nacional y porque no, incluso de muchas partes del mundo.

Mi visión de todo ello va algo más que lo que pueden expresar unas simples palabras. Hay algo de amor, compañerismo, misticismo, superación, dolor, esfuerzo, amistad, sufrimiento y por supuesto mucha pasión.

Durante mis 9 participaciones he conocido triatletas de todo tipo, mas grandes, más fuertes, más rápidos, pero sobre todos con un gran corazón y con un objetivo común, superarse así mismos y cruzar no importando el tiempo, esa mítica plaza.

Esta edición fue especial, ya que el año pasado debido a condiciones climáticas adversas no pudimos realizar el segmento de bicicleta y la espina se quedó clavada en lo más pronfundo de nuestro ser.

El día amaneció perfecto, un clima excepcional, nada de viento y con una estampa de ensueño con el pueblo de Zahara a los pies del precioso pantano.

140 valientes nos enfrentabamos a 4000 m de natación, 120 km de bicicleta con 3 puertos titánicos y 30 km a pie de durisimas e interminables rampas.

Decido nadar con un neopreno sin mangas pues el gran reto del año (HISPANO con sus 10.000 m de natación me dejarán los hombros cargadetes) y así voy probando sensaciones. Hace ya algunos años, dejé un poco de lado la natación y aunque es "mea culpa" poco a poco vuelvo a retomar sensaciones perdidas del medio que más me gusta en triatlón....

En la natación de esta prueba, nunca he tenido mayores complicaciones de golpes, agobios o situaciones estresantes y de hecho, normalmente tratamos de nadar con ahorro de energía porque sabemos que el día después se hace muy largo.

Así pues salgo a un ritmo cómodo tratando de concentrarme en alargar brazada y superar el triangulo de boyas de la primera vuelta. En todo momento veo a un grupo cabecero que llevan un ritmo más elevado que el mío pero trato de tener referencias visuales y que no se distancien mucho.

Primera vuelta y voy cómodo así que decido aumentar un poco el ritmo y tratar de acercarme a ese grupo, mis esfuerzos son en vano y ya termino la segunda vuelta sólo teniendo la sensación de haber disfrutado y no hacerse eterna la natación. Salgo en posición 21 contento y sabiendo que poco a poco voy recuperando sensaciones perdidas...

Transición rápida y tranquilo reseteando mente y concentrándome en el plato fuerte del día: 120 km (3000 y pico de desnivel acumulado) con subida al puerto de las Palomas, Montejaque y el Boyar. Nada más salir de boxes, trato de meter el 53 y mis intentos se quedan en eso. Vuelvo a cometer un error de principiante por no probar la bicicleta antes de dejarla en boxes. Ya no hay vuelta atrás y me tengo que conformar con el 39/11.

Comienzo la ascensión de las Palomas a un ritmo llevadero y esperando que las piernas, muy pesadas, empiecen a funcionar y me dejen ir más cómodo. 

Durante casi toda la ascensión comparto km con Diego Galindo y Juán Manuel Valle. Coronamos y nos cantan entre los 20 primeros. La cosa pinta bien así que meto la directa hacia Grazalema e intento no perder mucha distancia con el grupo de cabeza. Bajamos Gaidobar y cuando llego al inicio de la subida a Montejaque, mis cuadriceps me avisan de calambres. Algo un poco inexplicable y que raramente he sentido en la bici pero tengo que luchar con ello. Llevo 50 km y me quedan aún 70 con un desnivel brutal. Toca tirar de coco, hidratarse, tomar sales, comer pero aquello no mejoraba....

Entro en otro planteamiento de carrera y me dejo venir un poco porque en esas condiciones, puedo sufrir mucho en el sector a pie. Poco a poco voy lidiando con los amagos de calambres y los km van pasando hasta que me planto en el Bosque preparado para subir otro de los grandes de nuestra sierra de Cádiz: El boyar. Allí están mi mujer, Luis Campayo, Rubio y muchos conocidos dejándose la garganta y animando como si les fuera la vida en ello. En ese momento todo dolor desaparece, y lo unico que quieres es subir lo más rápidamente posible para que ellos vean que agradeces sus ánimos.

Voy ascendiendo poco a poco pero lejos de mis ilusiones, vuelven los calambres y ahora si que empiezo a pasarlo mal, la velocidad decae y me pasan con bastante facilidad. Son momentos duros que a lo largo de todos estos años, he podido encajar en mi mente, sufrir en silencio, y luchar mentalmente, porque sabes que tarde o temprano, volverás a recuperarte y podrás seguir hacia delante.

Ya veo la cima y pienso que sólo me queda un último esfuerzo para vencer a las Palomitas. Me cruzo con Javier Pagliani y sus comentarios me hacen volar. Ahora si voy a por las últimas rampas y decidido bajar hacia Zahara para comerme esos 30 km a pie.

Llego a boxes con 5h 01 min habiendo perdido algunas posiciones pero orgulloso de haber vencido una vez más, a esos puertos titánicos siendo un trinquete y un negado escalador.

Aún así en boxes hay poquitas bicis así que me pongo manos a la obra y transiciono lo más rápido posible. Cojo varios geles y ya sólo pienso en correr lo más rápidamente posible para ir recuperando posiciones. El primer km se me atraganta pero a partir de ahí, voy consiguiendo mantener una velocidad crucero y voy dando caza a algunos competidores. Conozco bien el terreno y se que la vuelta desde Algodonales es relativamente más rápida. 

Me cruzo con los primeros y me emociono de ver como son capaces de luchar durante tanto tiempo llevando un ritmazo. Que de trabajo hay detrás de cada uno de ellos. Animo a Niki, David Caldeirao, Gabi, Dani Pérez, Taboada, me hace más ilusión verlos volar que mi propia carrera, pero ello me llena de energía de nuevo y sigo luchando por aumentar mi ritmo.

Llego a la plaza de Algodonales y el Gran Gurry Arias, me canta que voy el 20 y poco. Mi mente ha superado a mi cuerpo de nuevo y los calambres han desaparecido, pongo la directa hacia Zahara y ahora si que voy recuperando sensaciones. Ya sólo me concentro en intentar recuperar puestos y coronando la presa, me cruzo con Manuel Olmo, Miguel Angel Sánchez Pavón, con muchos conocidos y les animo para que no se rindan, esa plaza es nuestra. Veo a Diego Galindo que va muy tocado caminando hacia arriba de la presa le doy ánimos pero va muy tranquilo y concentrado, está haciendo una gran carrera.

Una vez en boxes, me avituallo para encarar los últimos 13 km pero de nuevo, mi cuerpo me abandona y vuelven los calambres. Aquí entro en modo supervivencia y lo que me queda es un calvario conocido, pero que nunca quieres o crees que va a llegar. La lucha se convierte ahora en intentar  no andar y concentrarte 100% en tu cuerpo y tus sensaciones. 

Vas viendo como los compañeros cuando te los cruzas, nos vamos dando ánimos y deseos de llegar ya a la plaza. Es un momento duro pero inolvidable para tus retinas. Horas, días, meses y años de preparación para llegar hasta ese momento y aunque maldices a todo lo que te rodea, estás deseando volver a tener esa sensación en tu cuerpo, ese veneno que te recorre por las venas y que ya nunca más, te abandonará hasta el fin de tus días....

Ya sólo me faltan 9 km desde que baje al "boquete de la playita de Arroyomolinos" pero mi cuerpo no quiere luchar más, me pasan compañeros pero ya todo da igual, 5 puestos arriba, 5 puestos abajo...la recompensa se encuentra en la plaza de Zahara y allí tienes que llegar.

Encaro por fín los 2 últimos km de subida hacia el olimpo y ya escucho al speaker dando la enhorabuena a los finalizados. Ahora si, echo la mirada atrás y recuerdo como después de 9 participaciones, sigo siendo el mismo: un cabezón empedernido, un loco desorganizado en los entrenos, un animal sin control, un admirador de los grandes campeones pero sobre todo, uno más de esta gran familia. La familia del titán sierra de Cádiz....

Cruzo esa plaza de nuevo, con ganas, energías, rabia, alegría, dolor y con mucha pasión por lo que hago. Una vez más, volveré y prometo intentar superarme personalmente. Larga vida al TITÁN

Enhorabuena a todos los que cruzaron esa meta, independientemente del tiempo empleado. Sois muy grandes y os mereceis un gran aplauso.

A mi familia, mi gente y todo lo que rodea al mundo del deporte. Os quiere....un pasionario

EMBRUNMAN 2014. EL COMIENZO DE UN NUEVO CICLO






LANZAROTE 2005. Mi primer Ironman. 13h y 30 min.
EMBRUNMAN 2014. Mi último Ironman. 15h y 05 min.

14 historias distintas. Algunas fueron impactantes, otras increibles y como no, muchas fueron terroríficas. Eso sí, todas me llenaron gratamente.

A veces pienso que las cosas en la vida la hacemos porque tienen un sentido. Yo practico Ironman para demostrarme a mi mismo, que soy capaz de superarme en cada prueba, en cada entreno, en cada minuto de mi vida...ah y por algo muy importante, porque soy feliz haciendo lo que me gusta y rodeado de la gente que me anima, me apoya y me acompaña en cada una de mis locuras deportivas.

Elegí este Ironman porque es una prueba mítica, especial, durísima y completa en todos los sentidos. Tal vez no era el momento adecuado, el año propicio, pero las cosas hay que afrontarlas como vienen y tirar del carro siempre hacia delante.

Mucho leí sobre las terribles crónicas de los valientes que se aventuraban a participar en esta prueba y cada vez más, una gran cantidad de dudas me asaltaban sobre como afrontarla.

Realmente pienso que si hubiera sido suficientemente cabal, no me hubiera presentado a ninguno de los 14 Ironman que mi cuerpo ha soportado. Pero el veneno de la competición recorre nuestro cuerpo, la adrenalina del minuto antes del pistoletazo de salida, el sufrimiento extremo que recorre tu organismo durante horas que te dice párate y tu no te rindes nunca....

Al final acabas convirtiendote en un "drogadicto" de los esfuerzos inhumanos, esos que los medicos prohiben eternamente, esos que tu familia recrimina fuertemente por el daño que le estás haciendo a tu sistema fisiológico...Sinceramente no puedo explicarlo porque hay que vivirlo y la gente que comparte esta pasión, sabe muy bien a lo que me refiero.

31 ediciones de esta prueba Titánica avalaban a un espectáculo sin igual. En liza grandes expertos de la materia como Marcel Zamora luchando por su quinta victoria.

1300 participantes, 50 españoles y con los poco que pude hablar, superaban cada uno de ellos, una media de 6 Ironman entre pecho y espalda.

Esta vez iba muy bien acompañado con mis padres y mi inseparable fan número uno. La logística para llegar a Embrum fue dificultosa pero tras varias horas de coche,  lluvia y caminos perdidos, dimos con el lugar de destino.

La mejor opción fue volar con iberia desde Jerez de la Frontera hasta Turín (Italia). Una vez allí con coche de alquiler, conducir hasta una estación de esquí llamada Pra-Loup (1600 m de altura) y situada a 1h de Embrum.

Tras problemas con las tarjetas de credito, tamaño del vehículo (nos dieron un fiat punto para meter maleta de bici y equipaje.....) conseguimos llegar después de 6 h de viaje a los apartamentos. Cuando realmente estaban a 3 h y media reales.

Un sitio precioso con vistas a las montañas de los alpes franceses y con un clima perfecto durante los días que estuvimos allí.

Al día siguiente fuimos a recoger dorsales a Embrum (nos encontramos con Marcel Zamora al que deseamos suerte) y visitamos un poco la zona. El pueblo muy bonito con fuertes pendientes como pude comprobar en la carrera a pie.

El día siguiente fue de turismo, entregar material en boxes y acostarse pronto para la gran batalla.

El viernes 15 a las 3 de la mañana estabamos en planta para desayunar algo y tirar hacia Embrum pues la prueba comenzaba a las 6 de la mañana.

Ya en boxes coincido con un gran triatleta y amigo Rafa Prado. Ha entrenado duro y se merece un buen tiempo (así fue con un crono de 12h14min y un puesto 77 en la general)

Tras revisar todo el material y visitar al señor roca, me dispongo a dirigirme a la salida....

NATACIÓN:
La natación en Embrunman se realiza a dos vueltas de 1900m sin salir del agua. Son las 6 de la mañana hace mucho frío, está todo muy oscuro y del lago sale vapor. Sólo se ve a lo lejos una luz intermitente que supuestamente indica donde está cada boya.

No tengo prisa por salir ni tampoco busco el colocarme delante. Quiero evitar los golpes en toda medida y si tengo que hacer más metros por ello, no me importa.

Me despido de mis padres y Mamen, le doy un abrazo a Rafa y nos deseamos suerte.

Pistoletazo de salida y me veo en una zona media donde el ritmo no es muy alto, trato de buscar huecos pero es díficil porque no se ve nada, así que me abro hacia la derecha y poco a poco voy buscando mi sitio hasta la primera boya. Se que voy a un ritmo lento pero no me preocupa. He evitado muchos golpes y pienso que en la segunda vuelta podré recuperar algunas posiciones.

Voy acercandome a las siguientes boyas y ya si puedo mantener un ritmo algo elevado. Paso la primera vuelta y las sensaciones son de no forzar demasiado. Pongo un puntito más y comienzo a pasar a mucha gente por la derecha. De todos modos siempre llevo sensación de ir cómodo y un ritmo no muy alto.

Cuando enfilo la última boya antes de salir a tierra, miro a la izquierda y paso a un nadador con un sólo brazo. Se me ponen los vellos de punta y pienso, no soy nadie, este si que tiene relamente merito (luego me entero que se bajó antes que yo en la bici y por supuesto llegó antes a meta. Todos mis respetos y admiración...)

Salgo a la orilla y veo mi garmin: 1h 03 min para 4,06 km. Pues no he nadado tan mal pienso. Salí el 213 con sensaciones de poder haber apretado algo más. 

BICICLETA:
Transición tranquila donde veo a Rafa Prado que ha salido en 1h 01 min. Me pongo el maillot, cojo casco, gafas, manguitos y salgo hacia el plato fuerte del día. Los terribles 188km con 5000 m de desnivel acumulado del circuito de bici de Embrunman.

Nada más salir de boxes, comienza un puerto de unos 7 km donde el frío es horrible y el desnivel considerable. La gente me pasa como cohetes pero realmente no me afecta. No pretendo gastar el más mínimo de energía porque sino no podré correr ni 1 km.

Los km pasan y es un constante sube y baja con puertos pequeños, bajadas pronunciadas, viento de cara, mucho frío pero sobre todo, un recorrido precioso. Trato de grabar en mi mente cada uno de los pueblecitos que voy pasando, los ríos que vamos dejando al lado, las caras de los miles de aficionados animando. Estoy en Embrunman y sólo por poder pedalear por esos parajes, ya me siento afortunado.

El plato fuerte de la bicicleta llega sobre el km 100 con la ascensión al col del Izoard. Mítico puerto del Tour de Francia donde se han librado mil batallas entre ciclistas profesionales.

Desde que salí del agua me fueron pasando cientos de triatletas con un ritmo tremendo y la verdad que pensaba que tarde o temprano se vendrían abajo.

Lo más lejos de la realidad. Estoy en uno de los Ironman más duros del mundo y aquí la gente no viene de paseo. Tienen los deberes hechos, el cuerpo curtido, las piernas definidas y fuertes como robles, el tipo de escaladores profesionales y probablemente con el triple o el cudruple de km en las patas que yo (con 3500km no pude pedirle mucho a mi cuerpo)

Aún así sigo entusiasmado sumando km pero cada vez van pesando más. El col del izoard se hace muy largo con rampas del 16%. Llevo un compact pero el 34-25 que tenía reservado para los últimos km, se me hace necesario. Encaro la última parte del puerto. La más árida y castigada por la nieve, pero la más rebosante de público animándote.

Paso las últimas rampas y consigo coronar. Arriba hace frío, me coloco los manguitos, como algo del avituallamiento y me lanzo hacia abajo con mucha precaución. La bajada es técnica y la peña pasa como cohetes. Yo no pretendo en ningún momento jugarme el pellejo.

Luego me quedan casi la mitad de km para soltar la bici y es entonces cuando el viento de cara hace aparición y empieza a causar mella en mi organismo. Trato de beber, comer siguiendo las pautas de siempre. Las piernas están cargadas pero aún tengo fuerzas para continuar decentemente.

Me acerco por fín a Embrum tras pasar por un episodio de bajón importante y es aquí donde nos dan la puntilla.

En el km 180 llegamos al pueblo y tenemos que subir un puerto de 5km con rampas del 12%. Aquí ya voy con el 34-25 echando humo y deseando terminar ese calvario. Consigo llegar a boxes en 8h y 02 min y muy tocado de piernas pero contento por haber superado a ese circuito titánico.

CARRERA:
La carrera a pie en embrunman es a 2 vueltas de 21 km. Rodeamos el lago por donde nadamos para calentar (unos 3km) y luego te meten un repecho brutal de 3km hasta llegar a la plaza del pueblo.

Salgo muy suave a correr y poco a poco mi cuerpo va encontrando un ritmo cómodo que me permite ir adelantando a bastante gente. Así llego al primer repecho duro donde la gente ya camina y sólo trotando, consigo pasar a unos 10 triatletas. Me voy viniendo arriba y consigo mantener un ritmo mantenido de 4:33 min/km. He pasado a muchos triatletas pero algo no va bien en mi estómago. 

Trato de aislar esa pequeña molestia y sigo sumando km y pasando a gente. Sin embargo en el km 12 mi cuerpo dice basta y me tengo que parar a vomitar 3 veces. Aquí acaba mi carrera y comienza un calvario personal por cruzar la linea de meta.

Consigo dar la primera vuelta practicamente andando y al llegar al lago, Mamen me acompaña unos km. Mi cara es la de un zombie y le voy diciendo que está vez estoy a punto de tirar la toalla. Ella me dice que es decisión mía que no hay problema pero las molestias de estómago son insoportables y poco a poco me estoy deshidratando por no poder beber ni comer nada.

Consigo completar la primera vuelta junto a mi mujer (nunca olvidaré esos km animandome y dándome fuerzas) y cuando llego de nuevo a mis padres, mi padre hace el relevo a Mamen y me dice que el me acompaña (siempre en la distancia y respetando las normas) los km que hagan falta. 

Realmente tengo ganas de acabar con este sufrimiento pero mi mente esta luchando por no rendirme y seguir caminando. Mi estado es cada vez peor pues llevo más de 2h y media sin comer ni beber nada pero continuo andando intentando beber pequeños sorbos de agua. Cada sorbo me dan ganas de vomitar pero es el único modo de poder seguir andando. Me siento en un parque y mi padre se acerca (llevaría unos 28 km) le digo que tiro la toalla que esta vez no puedo aguantar más. 

Me anima a llegar por lo menos al km 30 y me dice que tan sólo me quedarían 12km para la meta. Mi mente no quiere luchar contra esa mentira tampoco. Me está entrando sueño y mucho frío de estar parado y sin pensarlo ni un minuto más, me pongo de nuevo a caminar y me repito una y otra vez que no me vuelvo a parar más....

Los km van pasando y sigo sin poder correr, el pinchazo en el estómago es horrible y cuando llevo 33 km vuelto a vomitar otras 3 veces. Esta vez si me he vaciado por completo pero por fin la molestia del estómago empieza a remitir. 

No tengo fuerzas para correr pero si para andar un poco más rápido. Mi padre sigue impasible a lo lejos acompañándome pero esta vez, cada vez le cuesta mas seguir mi ritmo. Ahora si me he vuelto a convencer de que voy a cruzar esa meta y ya me da igual el tiempo, el crono, la luz del día y todo lo demás.

Aquello es una autentica feria de gente andando, la ambulancia suena de vez en cuando, la gente se retira en los avituallamientos pero yo sólo quiero cruzar la meta. Cuando faltan 3 km para la meta,  me cruzo con Mamen y mi madre. Les doy un beso y se me saltan las lágrimas.

Impotencia de no poder haber corrido, pero alegría de volver a verlas y saber que voy a poder terminar. Les digo que me esperen ya en la meta que quiero entrar con ellos tres juntos.
La rabia me invade y comienzo a correr de menos a más. Ya no me duele nada, sólo quiero cruzar la meta y vencer a este Ironman. Empiezo a pasar a los pobres zombies que como yo, llevan horas andando. Cuento hasta 10 triatletas pasados, miro el garmin y me queda 1km para llegar. Llevo un ritmo de 3:54 min/km y mi cuerpo responde como si no hubieran pasado 15h por mi.

Giro la última curva y veo a mi familia esperándome. Les cojo de la mano, les doy un beso y entro con ellos en meta llorando de felicidad.
Hoy una vez más han sido ellos mis salvadores y se merecen esas 15h 05 min de esfuerzo, superación y sufrimiento.

Esta ha sido la historia de mi último Ironman. El más duro y dificil hasta el momento pero no el que pudo vencerme...

Hay una serie de factores que influyen en este resultado y que no voy a entrar en detalles porque son personales. Sigo estando vivo, sigo teniendo ilusión por este deporte, sigo viendo como mi familia me apoya en lo que hago. Este es mi modo de vida y así me gusta vivirlo y compartirlo...

Nos vemos en el camino amig@s.....

Mi máximo respeto a cada un@ de los triatletas que consiguieron cruzar esa meta.

IBERMAN 2014. PEDALEANDO CON EL DIABLO...



La verdad es que no se por donde empezar....

Despúes de 13 Ironman terminados, todavía sigo aprendiendo de este bonito deporte y por eso, sigue siendo igual de motivamente que la primera vez en 2005 cuando acabé Lanzarote.

Ayer tuvimos unas condiciones extremas para la práctica del triatlón pero como en otras ocasiones he contado, te puede ocurrir de todo en carrera y hay que estar lo mejor preparados para ello.

No voy a entrar en detalles de horas de entrenos, descansos necesarios y otros menesteres. Mi vida ahora mismo es complicada en cuanto a dedicación a este duro deporte pero voy con lo puesto a cada carrera y os puedo asegurar que lo doy todo, hasta que mi cuerpo dice basta.

Así pues nos presentamos en Monte Gordo el viernes con un día maravilloso pero con signos de un calor bastante sofocante. Llegamos al hotel, soltamos todo el material, recogida de dorsales, situarnos en las habitaciones y preparar las bicis para entregarlas en boxes.

Este año la baja participación se hizo notar pero aún así la ilusión de cada uno de los que estabamos allí, ya hacía merecer la pena tomar la salida. Muchos meses de entreno quedaban atrás para gente debutante, horas robadas a la familia, lesiones, malos momentos....

Entre ellos Rafael Mateos con una adaptación a la distancia minuciosa, un trabajo muy grande para llegar a este día y darlo todo por conseguir su objetivo. Ahora si puedes decir que eres un Ironman, tú y toda tu familia porque te quieren mucho y has conseguido que todos te empujen para cruzar esa meta.

El inexperto Alejandro Clavijo con apenas 22 días de entreno específico, compañero de trabajo con 9h al día en turno partido, pero con unas ganas y energías incombustibles de hacerlo lo mejor posible. Chavalote has superado la prueba con sobresaliente pues has ganado en tu grupo de edad. Esto es sólo el comienzo. Pero tu familia si que es una verdadera Ironman por estar a tu lado en todo momento.

La avanzadilla de San Fernando (J. Ramón 3º en su grupo de edad, David debutando con un tiempazo y Jose Ignacio con Lanzarote terminado hace 3 semanas). Luchando como jabatos en el infierno que tuvimos ayer y quedando 3º por equipos.

A mi compañero y amigo Alberto Virseda, cada vez más solido en los 3 segmentos y demostrando la calidad de la estirpe Virseda. Te mereces tu carrera campeón y esto sólo es el inicio.

A Pepe Guerra y Ale Guerra, el clima les jugó una mala pasada pero lo intentaron con todas sus fuerzas. Nos vemos pronto, estoy convencido.

Y a todos/as los que acabaron ayer porque sinceramente, se merecen un gran respeto por las condiciones infrahumanas que tuvimos.

De este modo el sábado amaneció con un día espectacular y el viento casi inexistente. Nos dirigimos hacia los boxes a comprobar que las bicis estuvieran perfectas y dar los últimos retoques. Nos ponemos el neopreno, nos deseamos suerte y nos dirigimos hacia la orilla.

NATACIÓN:

Este año el circuito era un triangulo a dos vueltas de 1900m con salida a la orilla en la primera. Desde fuera las boyas no se veían tan lejos y el mar estaba calmado con la temperatura del agua muy buena.

Me coloco en el lado izquierda con Iván Tejero cerca, Alberto, Ale y algunos más. Salgo fuerte buscando un hueco y poder nadar tranquilo. Como somos pocos, la natación se hace muy limpia, hasta la primera boya trato de pillar a un grupo de unas 10 unidades donde presupongo que es la cabeza de carrera. El ritmo es muy alto y decido bajar una marcha. Ahora si voy más cómodo y me limito a seguir los pies de una chica que lleva una velocidad de crucero bastante cómoda.

Primera vuelta, miro el garmin y marca 31 min (no esta mal aunque me da la sensación de que algunos metros más he podido hacer). Alberto Virseda viene a unos escasos 50 m y delante el grupo de cabeza no está muy alejado a excepción de Tejero que va como un fuera borda.

Con el pequeño sprint desde la orilla, me sube el pulso y tengo que bajar el ritmo, perdiendo los pies de la chica y ya por mucho que aprieto, no consigo cogerla.

No me obesiono y ya me dedico a mantener un ritmo constante sin forzar mucho.

Salgo del agua en 1h06min para unos 4000 m según mi garmin. Tal vez haya hecho algunas "s" al tratar de coger los pies de la nadadora.

Salgo con fuerzas a la orilla y con la sensación de haber podido dar un puntito más. Pienso que aún tengo todo el verano para volver a estar en mis tiempos normales.

Transición rápida calculando que voy entre los 15-20 primeros, así que manos a la obra y a rodar con la specialized.

BICICLETA:

Este año el circuito de bici era al contrario que el año anterior. Un recorrido plagado de repechos cortos y alguno que otro de 1-2 km. El objetivo era claro: ir de menos a más, hidratándome todo lo posible, reservando en las subidas y tramos de viento en contra y abriendo gas en las zonas con viento lateral y a favor.

Al principio las piernas no las noto muy ligeras. Y para colmo nada más salir en un tramo de adoquines, se me cae el bidón de sales, teniendo que parar para recogerlo.

Poco a poco voy cogiendo ritmo y empiezo a pasar a triatletas. El calor va en aumento pero llevo un bidón con agua y geles y otro con sales con los que voy alternando minuciosamente. Aparte llevo 3 barritas y 5 geles más para mantener la intensidad los más alta posible.

Pasan los km y el circuito se va haciendo bastante exigente, el calor empieza a molestar y la garganta cada vez más, empiezo a notarla seca. De todos modos voy por el km 100 más o menos a la altura del puente de Pomarao cuando doy alcance a 2 o 3 triatletas con lenticular con dorsales bajos.

Pienso que me estoy acercando a la cabeza pero el calor se hace tan insoportable que ya tengo que parar en todos los avituallamientos para mojarme entero de pies a cabeza. Todos hacemos lo mismo y empiezo a ver a la gente bastante afectada.

Mi obsesión ahora es parar en los avituallamientos y mojarme todo lo posible para que la temperatura del cuerpo no suba pero en apenas 2km el cuerpo se seca completamente y el calor se hace insoportable. Creía que el casco se me iba a derretir. Como si metiera la cabeza en un horno y me fuera a estallar.

De todos modos insisto en llevar un ritmo no muy fuerte y cuando paso el Granado, me cantan que voy el 9º. No me lo puedo creer, o han reventado delante o el ritmo de cabeza ha bajado bastante.

Paso por una larga recta con una calor infernal y rebaso a 2 triatletas que van muy tocados. Diviso a lo lejos otro avituallamiento y cuando llego al mismo, me bajo de la bici y entonces mi cuerpo dijo basta.

Empiezo a encontrarme mal y a notar como el pulso se me acelera, me asusto y digo a los voluntarios que agarren mi bici. Me quito el casco y me siento a la sombra en una parada de autobús, mareado y confuso. Al minuto llega un portugúes con lenticular en la cabra y se tira al suelo a mi lado. No puede ni hablar y me dice que lo deja....

Los siguientes 47 minutos fueron un continuo baño de agua para intentar que mi temperatura corporal bajase viendo como mi 7ª posición en bici volaba a 25 km de la T2.

Conseguí reponerme pero mi cuerpo ya no era capaz de funcionar igual. Con plato pequeño llego a la T2 más preocupado que dolido y realmente me digo si merece la pena andar 42 km en esa situación....

CARRERA A PIE:

Me tomo un ibuprofeno con arginina y decidó con más pena que gloria, caminar hasta donde llegue. Aún así al salir de boxes veo que pocas bicis están en las barras y pienso que menudo infierno está siendo esta carrera.

Ando 3km hasta la salida de ayamonte y entonces mi cuerpo me da una oportunidad más. Me pongo a trotar y consigo cruzar el puente y alcanzar hasta a 3 triatletas pero pobre iluso, cuando salgo de un avituallamiento, con el agua totalmente hirviendo y sin hielo. Mi cuerpo me dice de nuevo basta o te quedas aquí para siempre.

Desde ese punto hasta la meta, fue una autentica batalla el luchar por andar y trotar a 7min/km. No se exactamente cuanto, pero creo que más de 25 km que me destrozaron las plantas de los pies mojadas durante casi todo el día. 5h y 15 min en la peor maratón de mi vida pero mi cuerpo me dió de nuevo la oportunidad de cruzar esa meta en 13h y 08 min de puro sufrimiento extremo.

Mucha gente se retiró por golpes de calor, deshidratación, etc. Yo tuve que hacer lo mismo porque en esa situación, yo no quiero terminar nunca más un Ironman. Este deporte es mi vida pero si me la va a quitar.....hasta aquí hemos llegado.

Hoy estoy dolorido, preocupado, desmotivado pero tremendamente feliz porque he tenido una vez más, la oportunidad de cruzar la meta de mi Ironman número 13. Mi número de la suerte, pero el que peor me lo ha hecho pasar.

Mientras pueda, nunca me rendiré....

Enhorabuena una vez más a todos/as y nos vemos en el camino del siguiente



CONTADOR DE VISITAS

contador de visitas

El sueño de cualquier triatleta sigue siendo participar en el Ironman de Hawaii, nadar 3.8 kilómetros, pedalear 180 y correr 42 bajo un sol de justicia y una humedad asfixiante es un reto solo apto para super atletas. Como antiguamente hacían los piratas con el rostro de sus novias, algunos triatletas llevan pintado en el cuadro de su bicicleta un lema que resume su vida: IRONMAN: "Mi sueño es Hawaii"


INNOVACIÓN, TECNOLOGÍA Y CONFORT

VIVE LA ESENCIA...

1 x ULTRAMAN Finisher (10-360-84) HISPANO 2015


17 x Ironman Finisher:






-LANZAROTE: 2005, 2008, 2009, 2011(10h56min), 2015





-NIZA: 2006 (12h06min)





-INGLATERRA: 2007 (11h03min)





-SUIZA: 2009 (9h 52min)




-IRONCAT: 2010 (10h51min)



- FRANKFURT: 2010 (10h38min)



-NIZA: 2011 (10h07min)



-AUSTRIA: 2013 (9h44min29seg) MMP


-IRONMAN IBERMAN-HUELVA: 2013 (11h05min)


-IRONMAN IBERMAN-HUELVA: 2014 (13h08min)

-EMBRUNMAN:
2014 (15h05min)

-IRONMAN LANZAROTE:2015 (12:05 min)

-IRONMAN VITORIA 2016: (10h 15 min)

-IRONMAN BARCELONA 2016: (10h00min)




DEJA TU COMENTARIO






NO TE LO PUEDES PERDER...